Ir al contenido principal

LA VIDA MODERNA ES SER ENTRENADOR

Ayer uno de los mejores entrenadores de España publicó en una red social un post que hizo mover conciencias, también la mía, aunque los que me conocéis sabéis que yo ya iba por ese camino. 
  En el entrenamiento hay que tener en cuenta el pasado, el presente y el futuro; no sólo por la importancia que pueda tener a nivel fisiológico para programar el entrenamiento (muchas veces el éxito de un deportista, en buena parte, es del entrenador que tuvo en su base y del buen trabajo que hizo en ese momento sin buscar nada más que trabajar las características físicas y psicológicas de ese período).
Existen una serie de factores a los que hay que adaptar el mundo del entrenamiento; así como otros sectores se van modernizando, es nuestra obligación hacerlo (nadie se imagina que los coches se siguieran fabricando como en los años 70 o que los móviles en España no tuvieran conexión a internet; y más viendo que en otros países van evolucionando y nosotros no):




   - Evolución tecnológica que facilita a entrenadores y deportistas (en el término deportista englobo a deportistas populares y practicantes asiduos de actividad física) la cuantificación y control del entrenamiento. 

  - Evolución científica que evidencia qué métodos y sistemas de entrenamiento que se usaban antiguamente no eran los más indicados o eficientes para conseguir los objetivos. Por ello necesitamos un reciclaje continuo, obligado y demostrado en la práctica (no vale poseer acreditaciones y titulaciones si su dueñ@ no adquiere conocimiento) de los profesionales del sector. Además gracias a las RR.SS. e internet, algunas veces de forma gratuita y otras a un precio asequible, este conocimiento se comparte y ésta es una de las grandes diferencias entre los entrenadores e investigadores modernos 2.0 y los 1.0.


  - Evolución social en la que cada vez, por suerte más gente practica deporte, con esto nos encontramos una gran variedad de situaciones, una por cada deportista. Por ello es importante tener en cuenta además de los aspectos físicos; los aspectos externos (trabajo, familia, disponibilidad) y psicológicos (ayudar a planificar objetivos reales y evitar la frustración por ese cada vez más común “síndrome adictivo” en el que caen muchos deportistas populares y su vida se cierne a la disciplina que practican; como es lógico en la mayoría de los casos, ésta es incapaz de cubrir todas sus necesidades emocionales por mucho que ell@s se empeñen en buscarlas ahí), para ello cada vez es más importante la comunicación entre deportista y entrenador para que las cosas funcionen.


  Estoy de acuerdo que la evolución tiene también consecuencias negativas y puede ser un arma de doble filo si está mal gestionada. La tecnología y el acceso a los datos hizo aparecer el fenómeno, por otro lado tan español, “Tolosa” (todo lo sabe) y gente con conceptos aislados y sin fundamento, se aventura a opinar o  “entrenar deportistas” sin basar sus opiniones o prescripciones en el conocimiento científico (a mí me va bien hacer esto, yo leí que éste entrena así, el mejor ejercicio para bajar de peso es éste, en este libro te pone un entrenamiento ideal para…). Todo esto viene multiplicado por el hecho de que no es difícil que alguien mejore de forma inmediata su rendimiento y claro, poco importa de qué forma lo hace, la “modernidad también nos ha traído el “quiero esto y lo quiero YA”, por eso nunca nos preocupamos del último de los conceptos EL FUTURO y la importancia que tiene la forma en la que entrenes ahora con tu futuro deportivo; incluso a nivel psicológico, la intensidad y el nivel de sacrificio que soportes hoy puede condicionar tu futuro deportivo.
  Cualquier persona que se considere entrenador, debe acreditar, además de títulos, un conocimiento integrado por diferentes campos que componen como producto final la actividad-tarea-entrenamiento que ell@s prescribenHay que saber el qué, el cuándo, el por qué y el cómolas cuatro justificaciones (científicas) de éstas cuatro preguntas, avalan tu profesión. “yo cocino y no por eso soy chef, yo ajusto mi bici y no por eso soy mecánico, yo gestiono mi dinero y no soy economista, yo conduzco y no soy chófer, etc…pero lo más importante, no me dedico a ello porque me falta conocimiento en muchos aspectos de esos sectores. De todas formas cuando alguien es realmente profesional y tiene una gran trayectoria, no necesita justificación.


 También hay la opción de entrenar sin necesidad de ser asesorado (el mejor entrenador@ para ti muchas veces eres tú mism@), pero si no se es profesional, hay que estar muy seguro de las consecuencias de un consejo mal dado, no sólo a corto plazo, si no también las consecuencias futuras. 
  Si dejamos al margen los aspectos negativos de la modernidad, éstos se ven compensados por infinidad de ventajas de las que no podemos escapar (Apps, medidores, plataformas de programación, etc).


   No seamos tontos y sumerjámonos en estas ventajas que nos harán mejorar en nuestro sector como entrenadores, nos facilitan el trabajo y nos dejan tiempo para preocuparnos por otros aspectos importantes y más humanos del entrenamiento. Con esto último no quiero desacreditar el trabajo de grandísimos profesionales en el laboratorio que son la base de que lo moderno pueda ser posible, sino que el día a día es diferente y necesitamos adaptarnos a espacios, tiempos, presupuestos, materiales, etc
  Entrena diferente, entrena por, para ti y en tus circunstancias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿POR QUÉ ENTRENAR SIN NO TENGO OBJETIVOS DE COMPETICIÓN A LA VISTA?

   Durante el confinamiento muchos de los deportistas, tanto profesionales como amateurs se mantuvieron activos motivados por todas las competiciones calendadas o aplazadas para la "nueva normalidad". Pero resulta que esta nueva normalidad les deparaba más suspensiones que celebraciones las cuales, están siendo anecdóticas. El por qué de suspender en el último momento una prueba; cuando no variaban las condiciones con respecto a semanas anteriores y los contratiempos de viajes, entrenos, reservas, etc... daría para otro post, pero no es el objeto del que nos ocupa. De hecho, muy a mi pesar, soy de la opinión que debería haberse suspendido todo hasta la llegada de una vacuna. Cuando digo TODO, también hablo de la liga profesional de fútbol.    El tema es que la desidia inunda a muchos de los deportistas cuando tienen que enfrentarse a una programación de entrenamientos sin un horizonte claro de pruebas deportivas; y ya sabemos que la incertidumbre no es buena compañera. En ca

EL DESCANSO, EL MEJOR DE LOS DOPAJES

   Después de años analizando los métodos de entrenamiento utilizados por muchos deportistas populares que pasan por primera vez por nuestro centro, hay un error que se repite en casi todos; la falta descanso. Muchos siguen planificaciones idénticas o modificadas de deportistas profesionales sin tener en cuenta que su jornada laboral, obligaciones familiares/sociales, etc suman una carga que deben tener en cuenta en su programación, sobre todo en la programación de su descanso. Descansar es entrenar, "el entrenamiento invisible", muchas veces el más difícil de cumplir para los deportistas: "¿Cómo no he conseguido mejor sensación-resultado en la prueba si he cumplido todos los entrenamientos al pie de la letra?     No, no has cumplido todos; te ha faltado cumplir el descanso. Cuando tenías descanso has aprovechado para cortar 1000 metros cuadrados de césped, salir con un amigo despacio, hacer el entreno que te habías saltado la semana pasada, probar la "só

Un entrenador desde dentro

    Mil veces he planeado escribir esta entrada, novecientas noventa y nueve decidí no hacerlo. Supuse que no se me entendería y eso podría enfadar a alguien. No descarto que esto último suceda, pero creo que es importante que la gente conozca la realidad de nuestro trabajo.    La mayoría de nosotr@s soñábamos de pequeños con ser entrenadores, en mi caso fue cuando comprobé que como ciclista no llegaría muy lejos 😆😆.     Ésta es una profesión vocacional, no la entiendo de otra manera. Cuando no es así, malamente podrás ganarte la vida con ella.    Abrirse camino, al menos en España, es difícil. Es un país donde todo el mundo opina sobre todo y sin conocimiento de causa. No hay más que escuchar las noticias cuando hablan de tu especialidad (sea cual sea). Vamo, que todos alguna vez hemos pensado: ¿qué carallo están contando?.  Pues nuestro sector, el de la actividad física, no se salva: Tod@s saben de:    La mejor forma de hacer abdominales, entrenar la hipertrofia, reducir el volumen