Ir al contenido principal

COMPETICIÓN TEMIDO TESORO

   En infinidad de ocasiones , diariamente, se genera contenido para un post. El escribirlo o no depende para mí de varias cosas; una de ellas es la necesidad de hacerlo ( esa personita que te posee y te “obliga” a escribir lo que piensas), aunque en ocasiones , demasiadas,  te metas en un charco. La otra es ser competente para escribirlo (no sé si lo soy, pero ya estoy poseído jajaja)
   Intentaré expresar mi opinión con claridad y sobre todo ser honesto con mi idea de COMPETICIÓN, últimamente creo que el término ha evolucionado y yo me he perdido o quedado atrás. 
 Para guiar mis ideas he decidido ir contestando a algunas preguntas, empecemos:
   1. ¿Realmente compites porque te apetece  o te ves obligado a hacerlo?    Alberto lleva un tiempo saliendo en bici con sus amigos, empezó por quedar los domingos para desconectar un poco del trabajo. Practicaba otros deportes pero quería hacer algo distinto que le ayudase a salir de la rutina. De pequeño había practicado algo de bici y ¿por qué no?, se compró una (así se obligaba a cogerla) y empezó a quedar con David  y sus amigos una gente muy maja.



   Muchos entrenadores comentan que hay un gen competitivo, se tiene o no se tiene. Hay quien lo descubre cuando se apunta a la primera prueba y hay quien nace levantando los brazos y preguntando cuánto tiempo hizo.
   Alberto lo pasaba genial con la bici, ciertamente no se le daba mal; en dos meses era uno de los primeros en llegar a todos los altos de las rutas; empezó a madrugar también los sábados y dar una vuelta antes de ir a recoger a los niños a la piscina. Sin darse cuenta encargó un rodillo en Amazón y mataba 45’ dos días por semana mientras en YouTube Indurain y compañía subían al Tourmalet.



   2. ¿Te han dicho que eres bueno y que deberías competir en esta u otra competición ?
   No pasó ni un año hasta que  Alberto empezó a quedar con Raúl, un chaval que hacía maratones de montaña; David and company y él acabaron espaciando sus citas. 
   En febrero, un año y poco después, ya estaba en la línea de salida de la primera prueba del circuito de maratones de montaña de su comunidad; Raúl le había dicho que se apuntase, que tenía “calidad de sobra” para hacerlo bien.
   Empezando la carrera; Alberto pensó: “¿pero esto no eran 60kms?”, ¿a dónde va esta gente así ?. Él había participado en marchas y la gente apretaba en las subidas intentando hacer el menos tiempo posible, ganar una coronita del Strava o conseguir el primer puesto del avituallamiento de una meta desierta. Jamás creyó que hubiese tanta gente queriendo pasarle por encima.



   ¿Para ser el/la mejor debes enfrentarte a una competición ?
   Durante la primera hora de carrera Alberto pensó: ¿quién me mandaría a mi apuntarme a esto?,15 veces. Le adelantaba gente que el pensaba “si a estos yo les gané en la marcha del mes pasado”, ¿cómo puede ser que no los siga ni un repecho?
   En una competición influyen muchos más factores que el fisiológico, el ambiental y para mí, el más importante, el psicólogo. Cuando te enfrentas a una competición tienes que tener controlados y entrenados todos y cada uno de ellos; por lo menos los que están de tu mano. 
   En las subidas Alberto conseguía mantener un ritmo razonable pero “esta gente no baja el ritmo, al llegar arriba siguen a toda leche en el llano”, “¡cómo bajan!, parecía como si les fuesen asfaltando las trialeras”



   Para mí está claro que para ser el/la mejor de tus versiones debes medirte en una competición y comprobar como gestionas cada uno de esos factores que influyen en el rendimiento. Para saber si eres el/la mejor de tod@s, impepinablemente debes enfrentarte a la competición. Es muy admirable ser el mejor de la grupeta del domingo, de la marcha organizada por aquel u otro club, el primero en marchas de renombre “no competitivas”, no critico eso, que quede claro.



 La diferencia principal es, que cuando te apuntas a una prueba competitiva, allí todo el mundo va a competir, todo el mundo sabe a lo que va. En las anteriores (marchas, rutas...) te estás midiendo con gente que va desde, disfrutar de una mañana agradable a, hacer una subida lo más rápido posible y el resto de la marcha de “paseo”.
   Por eso la gente debería tener muy claro cuándo se apunta a alguna prueba; qué tipo de prueba es a la que se está inscribiendo, qué objetivos tiene en esa prueba y, lo más importante, si es una competición, cuáles son sus posibilidades de rendimiento en esa carrera. Muchas veces, a pesar de saber que estamos corriendo por encima del nivel de nuestros mejores entrenamientos nos hacemos ilusiones de poder aguantar el ritmo y claro....pero esa es otra historia.



   Alberto con el tiempo aprendió a; disfrutar de las marchas (incluso apretándose en muchos tramos de las mismas),  compartir salida con la grupeta de amigos (diferentes niveles, no quiere decir no poder ir juntos aunque haya piques puntuales. Pero en ocasiones hay salidas en grupo dónde, realmente el término grupo se cumple al principio y al final de la misma). Y lo más importante, en competición aprendió a competir, a dónde podía llegar, a leer la carrera, a disfrutar dando lo máximo de si.


  
 Casi nunca encontrarás al l@s mejores en la cabeza de las clasificaciones de las marchas, Koms del Strava, etc, L@s mejores corren cuando tienen que correr, cuando les toca entrenar rápido (y no hacen 1’ más de serie porque hay un kom) y cuando COMPITEN.






Comentarios

Entradas populares de este blog

¿POR QUÉ ENTRENAR SIN NO TENGO OBJETIVOS DE COMPETICIÓN A LA VISTA?

   Durante el confinamiento muchos de los deportistas, tanto profesionales como amateurs se mantuvieron activos motivados por todas las competiciones calendadas o aplazadas para la "nueva normalidad". Pero resulta que esta nueva normalidad les deparaba más suspensiones que celebraciones las cuales, están siendo anecdóticas. El por qué de suspender en el último momento una prueba; cuando no variaban las condiciones con respecto a semanas anteriores y los contratiempos de viajes, entrenos, reservas, etc... daría para otro post, pero no es el objeto del que nos ocupa. De hecho, muy a mi pesar, soy de la opinión que debería haberse suspendido todo hasta la llegada de una vacuna. Cuando digo TODO, también hablo de la liga profesional de fútbol.    El tema es que la desidia inunda a muchos de los deportistas cuando tienen que enfrentarse a una programación de entrenamientos sin un horizonte claro de pruebas deportivas; y ya sabemos que la incertidumbre no es buena compañera. En ca

EL DESCANSO, EL MEJOR DE LOS DOPAJES

   Después de años analizando los métodos de entrenamiento utilizados por muchos deportistas populares que pasan por primera vez por nuestro centro, hay un error que se repite en casi todos; la falta descanso. Muchos siguen planificaciones idénticas o modificadas de deportistas profesionales sin tener en cuenta que su jornada laboral, obligaciones familiares/sociales, etc suman una carga que deben tener en cuenta en su programación, sobre todo en la programación de su descanso. Descansar es entrenar, "el entrenamiento invisible", muchas veces el más difícil de cumplir para los deportistas: "¿Cómo no he conseguido mejor sensación-resultado en la prueba si he cumplido todos los entrenamientos al pie de la letra?     No, no has cumplido todos; te ha faltado cumplir el descanso. Cuando tenías descanso has aprovechado para cortar 1000 metros cuadrados de césped, salir con un amigo despacio, hacer el entreno que te habías saltado la semana pasada, probar la "só

Un entrenador desde dentro

    Mil veces he planeado escribir esta entrada, novecientas noventa y nueve decidí no hacerlo. Supuse que no se me entendería y eso podría enfadar a alguien. No descarto que esto último suceda, pero creo que es importante que la gente conozca la realidad de nuestro trabajo.    La mayoría de nosotr@s soñábamos de pequeños con ser entrenadores, en mi caso fue cuando comprobé que como ciclista no llegaría muy lejos 😆😆.     Ésta es una profesión vocacional, no la entiendo de otra manera. Cuando no es así, malamente podrás ganarte la vida con ella.    Abrirse camino, al menos en España, es difícil. Es un país donde todo el mundo opina sobre todo y sin conocimiento de causa. No hay más que escuchar las noticias cuando hablan de tu especialidad (sea cual sea). Vamo, que todos alguna vez hemos pensado: ¿qué carallo están contando?.  Pues nuestro sector, el de la actividad física, no se salva: Tod@s saben de:    La mejor forma de hacer abdominales, entrenar la hipertrofia, reducir el volumen