Ir al contenido principal

POLÍTICAMENTE INCORRECTO

   Cuando hablamos de deporte, muchas veces es difícil ser políticamente correctos. La actividad física (puede incluir practicar algún deporte) son una serie de actitudes, comportamientos, hábitos, ejercicios, etc; saludables para una persona concreta, para otra diferente es posible que no, incluso que sean contraproducentes para su salud.



  Antonio y Rafa son dos amigos que quedan para “echar una carrera”. Antonio corre desde hace 6 años y convence a Rafa,que no hace nada desde hace 8, para salir a trotar un poco con él. Después de 30’ de carrera en los que Rafa no consiguió articular palabra, éste decide que eso del running no es para él.
    Leemos la definición de deporte: "Actividad reglamentada, normalmente de carácter competitivo que puede mejorar la condición física de quien lo practica y además tiene propiedades que lo diferencian del juego".
   Vivimos en una sociedad del todo o nada:
   Si corro tengo que hacer un maratón, si empiezo a practicar triatlón tengo que hacer un Ironman, si practico trail necesito hacer un ultra, si ando en bici tengo que hacer 100kms o más cada vez, etc.
   Rafa después de 3 días reventado tras sus primeros 30’ de carrera decide olvidarse de Antonio y “arrastrase” a su ritmo 3 días por semana 35-40’. Después de 6 meses se encuentra con Rafa y los dos deciden apuntarse juntos al maratón de Sevilla que es llanito y muy fácil.



    Vivimos en una sociedad del "lo quiero ya":
   Es muy bueno plantearse objetivos; personalmente estoy empezando a odiar la palabra RETO. Cuando nos planteamos un objetivo debemos hacerlo con respeto. Con respeto hacia al objetivo pero sobre todo respeto hacia uno mismo. Hay que establecer la distancia entre dónde estoy y a dónde quiero llegar a continuación, en función de mis circunstancias personales físicas y sociales; ser consciente del tiempo, esfuerzo y sacrificio que me costará conseguirlo; o lo que es peor, asumir que hay objetivos deportivos que jamás seré capaz de realizar (Yo por ejemplo nunca conseguiré “machacar” en un partido de baloncesto)
   Durante 4 meses de preparación Rafa se ciñe un poco a la preparación que su entrenador le va marcando, pero los 30’ que hacia antes son una risa con lo que ahora tiene que hacer. Al principio lo coge con ilusión pero después de 2 meses cada vez le cuesta más salir a entrenar, no porque no mejore, sino porque ya no sabe por dónde correr, no se le pasa el tiempo, no pasan los kms.....no disfruta.
   Ser conscientes de esto último nos evitará pegarnos de cabeza contra un muro . Hay pruebas, modalidades , marcas, que por mucho que entrenes y te esfuerces, NUNCA vas conseguir (esta afirmación no es nada comercial, pero es la cruda realidad.)
   Después de 4 meses de entrenamiento allí están los dos en la salida de Sevilla. Antonio calentando y Rafa con más dudas que entrenamientos. 4h45’ después Rafa cruza la meta de su primer maratón llorando de la emoción por haber conseguido acabar; tuvo que caminar muchas veces durante los últimos 10kms pero allí estaba por sus h....s cruzando la meta. (Yo le diría : “lo siento Rafa, si caminaste no conseguiste correr un maratón, algo falló.)


   Jamás se nos ocurriría enseñar a multiplicar sin saber sumar; pero en la actividad física esto está pasando; hay quien corre un maratón sin saber correr ( o sin la experiencia suficiente para hacerlo) o quien salta del sofá de un año para otro y se enfunda en un neopreno en la salida de un Ironman. La culpa es un poco de todos. Entre todos estamos consiguiendo que la gente sólo vea reconocimiento en la consecución de GRANDES RETOS y no aprecie las “pequeñas” metas, “cuánto más mejor y lo antes posible”. Nos olvidamos, casi siempre, de los valores, actitud, deportividad, satisfacción, disfrute. Seamos sinceros, un porcentaje cada vez más alto de los participantes en este tipo de eventos deportivos busca en gran medida el reconocimiento de la gente de su alrededor,  aunque eso que está haciendo no le satisfaga tanto como la modalidad menor por la que empezó a practicarlo.
   Es muy sencillo pararse a pensar y decidir:
   1. ¿Qué es lo que te gustaría hacer?
   2. ¿Tienes condición física o la posibilidad de tenerla para poder hacerlo?
   3. ¿Disfrutas mientras lo haces?
   4. ¿Quieres competir en ello?
   4. ¿Disfrutas compitiendo?
   5. ¿De cuánto tiempo dispones realmente para dedicarle?
   6. ¿Ese tiempo es suficiente para practicar esa modalidad con garantías?
 Y cómo éstas, muchas más preguntas que evitarán que acabes con el único beneficio de conseguir un reconocimiento social y muchos likes en la foto de finisher. “Sólo habrás disfrutado de la meta y no del camino”.
   Cómo profesional he preparado deportistas para pruebas para las que no debería haberlo hecho creyendo que les estaba ayudando a conseguir un “sueño”, pero en realidad,  por cruzar la meta les he “puesto en peligro” sometiendo a sus cuerpos a esfuerzos que, aunque realizables, no estaban preparados. 
   Las consecuencias de los sobresfuerzos en muchos casos no se manifiestan inmediatamente, lo hacen tras años de práctica por encima de nuestro umbral saludable y esto causa otra serie de trastornos psicológicos que influyen en los años venideros del deportista. Por mi parte la valoración de las capacidades y potencial para pruebas es algo indiscutible hoy en día y por ese camino me rijo para evitar errores del pasado.
   Todos deberíamos recapacitar el por qué, para qué, cuándo, cuánto y en dónde de nuestra actividad física.
Admiro a todo aquel que se plantea un objetivo y se empeña en realizarlo siempre y cuando se tome el tiempo necesario para llegar a conseguirlo con garantía s.

Comentarios

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo Anxo. Hoy en día parece que hay que darlo todo y tener unos tiempos de la h... en cada prueba que realices.

    Por supuesto que me gustan las carreras y mejorar tiempos en cada una de ellas , pero no siempre se consigue y "no pasa nada " . Desde mi punto de vista hay que ser realista con las capacidades y limitaciones de cada uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ser consecuente, una vez seamos tengamos unas referencias realistas tanto por encima como por debajo, seremos felices jeje

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿POR QUÉ ENTRENAR SIN NO TENGO OBJETIVOS DE COMPETICIÓN A LA VISTA?

   Durante el confinamiento muchos de los deportistas, tanto profesionales como amateurs se mantuvieron activos motivados por todas las competiciones calendadas o aplazadas para la "nueva normalidad". Pero resulta que esta nueva normalidad les deparaba más suspensiones que celebraciones las cuales, están siendo anecdóticas. El por qué de suspender en el último momento una prueba; cuando no variaban las condiciones con respecto a semanas anteriores y los contratiempos de viajes, entrenos, reservas, etc... daría para otro post, pero no es el objeto del que nos ocupa. De hecho, muy a mi pesar, soy de la opinión que debería haberse suspendido todo hasta la llegada de una vacuna. Cuando digo TODO, también hablo de la liga profesional de fútbol.    El tema es que la desidia inunda a muchos de los deportistas cuando tienen que enfrentarse a una programación de entrenamientos sin un horizonte claro de pruebas deportivas; y ya sabemos que la incertidumbre no es buena compañera. En ca

EL DESCANSO, EL MEJOR DE LOS DOPAJES

   Después de años analizando los métodos de entrenamiento utilizados por muchos deportistas populares que pasan por primera vez por nuestro centro, hay un error que se repite en casi todos; la falta descanso. Muchos siguen planificaciones idénticas o modificadas de deportistas profesionales sin tener en cuenta que su jornada laboral, obligaciones familiares/sociales, etc suman una carga que deben tener en cuenta en su programación, sobre todo en la programación de su descanso. Descansar es entrenar, "el entrenamiento invisible", muchas veces el más difícil de cumplir para los deportistas: "¿Cómo no he conseguido mejor sensación-resultado en la prueba si he cumplido todos los entrenamientos al pie de la letra?     No, no has cumplido todos; te ha faltado cumplir el descanso. Cuando tenías descanso has aprovechado para cortar 1000 metros cuadrados de césped, salir con un amigo despacio, hacer el entreno que te habías saltado la semana pasada, probar la "só

Un entrenador desde dentro

    Mil veces he planeado escribir esta entrada, novecientas noventa y nueve decidí no hacerlo. Supuse que no se me entendería y eso podría enfadar a alguien. No descarto que esto último suceda, pero creo que es importante que la gente conozca la realidad de nuestro trabajo.    La mayoría de nosotr@s soñábamos de pequeños con ser entrenadores, en mi caso fue cuando comprobé que como ciclista no llegaría muy lejos 😆😆.     Ésta es una profesión vocacional, no la entiendo de otra manera. Cuando no es así, malamente podrás ganarte la vida con ella.    Abrirse camino, al menos en España, es difícil. Es un país donde todo el mundo opina sobre todo y sin conocimiento de causa. No hay más que escuchar las noticias cuando hablan de tu especialidad (sea cual sea). Vamo, que todos alguna vez hemos pensado: ¿qué carallo están contando?.  Pues nuestro sector, el de la actividad física, no se salva: Tod@s saben de:    La mejor forma de hacer abdominales, entrenar la hipertrofia, reducir el volumen