Ir al contenido principal

Un entrenador desde dentro

 

  Mil veces he planeado escribir esta entrada, novecientas noventa y nueve decidí no hacerlo. Supuse que no se me entendería y eso podría enfadar a alguien. No descarto que esto último suceda, pero creo que es importante que la gente conozca la realidad de nuestro trabajo.



   La mayoría de nosotr@s soñábamos de pequeños con ser entrenadores, en mi caso fue cuando comprobé que como ciclista no llegaría muy lejos 😆😆. 
   Ésta es una profesión vocacional, no la entiendo de otra manera. Cuando no es así, malamente podrás ganarte la vida con ella.
   Abrirse camino, al menos en España, es difícil. Es un país donde todo el mundo opina sobre todo y sin conocimiento de causa. No hay más que escuchar las noticias cuando hablan de tu especialidad (sea cual sea). Vamo, que todos alguna vez hemos pensado: ¿qué carallo están contando?.



 Pues nuestro sector, el de la actividad física, no se salva:
Tod@s saben de:
   La mejor forma de hacer abdominales, entrenar la hipertrofia, reducir el volumen del dedo pulgar, hacer ejercicios para tener agujetas, series para mejorar 15” el km en un mes, reducir el abdomen y; cómo puede mejorar el juego su equipo de fútbol. Lo que tiene que hacer para ganar alquel ciclista y mil cosas más que solucionarían la obesidad en el primer mundo. 
   Enfrentarte a los mitos y creencias populares es arriesgado, no somos  médicos y nuestra palabra no es dogma de fe. Nuestro rigor depende de los resultados que consigamos y la comparación de éstos con los objetivos iniciales de nuestros clientes pero, en el 90% de los casos,  no los determina sólo nuestro trabajo. 



   El sector avanza, cada vez hay más estudios que revelan la necesidad de una sinergia con otros profesionales como:
-nutricionistas que adapten hábitos saludables a tu vida loca.
-sicólog@s que ordenen el caos de tus pensamientos para no originar problemas de verdad.
-fisioterapeutas que te ayuden a prevenir lesiones y no curarlas.
-médicos especialistas que supervisen nuestra SALUD. Todos ell@s son parte de un proceso, no tienen por qué ser a la vez, pero deben participar en diferentes momentos para tener más garantías y porcentajes de éxito. Demasiadas veces nos enzarzamos en luchas inútiles sobre competencias en lugar de colaborar y derivar el trabajo en el que no somos diestros (incluso dentro de nuestro propio campo).



   L@s entrenadores, en un mundo dónde la gente quiere las cosas ya y con la mayor calidad posible, nos hemos prostituido. Sí, prostituido. No he encontrado un término que defina mejor cómo vendemos resultados que, en muchos casos son muy difíciles o casi imposibles de conseguir; y en el caso de que lo sean, conllevan un riesgo que el deportista tiene que conocer (doy por hecho que el entrenador los conoce). Nos prostituimos por miedo a perder clientes o que se busquen a alguien que les diga que ese objetivo que se plantean NO es demasiado ambicioso para sus condiciones.



    La ciencia sienta unas bases de trabajo para todos los profesionales del entrenamiento; unas de las más importantes son la PROGRESIÓN y la INDIVIDUALIZACIÓN. Cada vez encontramos menos dosis de estas dos cualidades. El entrenamiento es como la vida misma:
     La progresión requiere de TIEMPO y no queremos invertirlo. 
     La INDIVIDUALIZACIÓN se basa en el principio de aceptar nuestro punto de partida y limitaciones para conseguir el mejor resultado; pero, si el/ella (deportistas de éxito)  hacen esto y lo consiguen, yo quiero hacer lo mismo. “La medicación para un catarro es distinta que para una alergia y nadie lo cuestiona...”




   Nosotr@s como profesionales empezamos a buscar atajos y eso no causa problemas a medio y largo plazo. Mantengamos la calma y respetemos nuestro trabajo y compromiso con la profesión 🙏🏼. 
   La unificación de criterios (LA CIENCIA ), es la única fuerza capaz de vencer esos mitos y creencias de las que hablaba al principio de esta entrada. 
   El respeto por nuestro trabajo es el que que a fin de cuentas hará que nuestros clientes nos valoren. Conseguir este respeto, hará que se cree un vínculo de confianza que facilitará el que se cumpla con más facilidad lo programado y, el feedback que garantizan el éxito. Está claro que sin una buena programación no hay resultados pero, con la mejor de las programaciones, si no existe feedback, el final será el mismo. Las personas no son máquinas y reacionan de diferente manera incluso al mismo estimulo en función de las circunstancias; cuéntame TUS circunstancias y te crearé un estímulo con la dosis justa. La dosis justa te hará rendir al 💯; pero normalmente solemos pensar que esta dosis no es suficiente. 




   Esta es mi pequeña reflexión sobre cómo mejorar y dar valor al cada vez más corrupto mundo del entrenamiento. Nunca se nos ocurriría contratar a un electricista para trabajar de carpintero. Lo que tengo claro es que si fuese electricista no aceptaría ese trabajo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿POR QUÉ ENTRENAR SIN NO TENGO OBJETIVOS DE COMPETICIÓN A LA VISTA?

   Durante el confinamiento muchos de los deportistas, tanto profesionales como amateurs se mantuvieron activos motivados por todas las competiciones calendadas o aplazadas para la "nueva normalidad". Pero resulta que esta nueva normalidad les deparaba más suspensiones que celebraciones las cuales, están siendo anecdóticas. El por qué de suspender en el último momento una prueba; cuando no variaban las condiciones con respecto a semanas anteriores y los contratiempos de viajes, entrenos, reservas, etc... daría para otro post, pero no es el objeto del que nos ocupa. De hecho, muy a mi pesar, soy de la opinión que debería haberse suspendido todo hasta la llegada de una vacuna. Cuando digo TODO, también hablo de la liga profesional de fútbol.    El tema es que la desidia inunda a muchos de los deportistas cuando tienen que enfrentarse a una programación de entrenamientos sin un horizonte claro de pruebas deportivas; y ya sabemos que la incertidumbre no es buena compañera. En ca

EL DESCANSO, EL MEJOR DE LOS DOPAJES

   Después de años analizando los métodos de entrenamiento utilizados por muchos deportistas populares que pasan por primera vez por nuestro centro, hay un error que se repite en casi todos; la falta descanso. Muchos siguen planificaciones idénticas o modificadas de deportistas profesionales sin tener en cuenta que su jornada laboral, obligaciones familiares/sociales, etc suman una carga que deben tener en cuenta en su programación, sobre todo en la programación de su descanso. Descansar es entrenar, "el entrenamiento invisible", muchas veces el más difícil de cumplir para los deportistas: "¿Cómo no he conseguido mejor sensación-resultado en la prueba si he cumplido todos los entrenamientos al pie de la letra?     No, no has cumplido todos; te ha faltado cumplir el descanso. Cuando tenías descanso has aprovechado para cortar 1000 metros cuadrados de césped, salir con un amigo despacio, hacer el entreno que te habías saltado la semana pasada, probar la "só